¡Cuántos recuerdos nos trae a la memoria las galletas María! Esas tardes mojándolas en el vaso de leche o en el café. ¡Lo buenas que están untadas de mantequilla o de crema de chocolate! Así que hemos decidido darles las gracias por los dulces momentos que nos hacen pasar contando su historia.

No podríamos hablar de ellas si no fuera por Peek Freans. Esta empresa de galletas con base en Bermondsey, Londres surgió de la unión de James Peek y George Hender Frean.

Peek freans y las galletas María

James Peek (1800-1879) nacido en Devon, Inglaterra, fundó junto a sus dos hermanos una Compañía de Té y viendo que iban pasando los años y sus hijos no querían seguir con el comercio del té, decidió montar un negocio de galletas con las que se solían acompañar al té. Pero ante la nueva negativa de sus vástagos, necesitaba alguien con quien levantar el nuevo negocio. Una de sus sobrinas se había casado recientemente con George Hender Frean (1824-1903) que estaba relacionado con el mundo de las galletas. Ambos se asocian y forman Peek Frean Co. en 1857. La empresa se empieza a exportar galletas a Australia y gracias a sus innovaciones en este tipo de alimento, reciben diferentes encargos como del Ejército Francés que les pidió varias toneladas de galletas para sus soldados que luchaban en la guerra con Prusia.

Así surgen galletas como las “Garibaldi” en honor a Giuseppe Garibaldi, o las galletas blandas “Perla” en honor al final de la guerra de Francia. Pero fue en 1874 cuando nacen sus famosas galletas. Con motivo del las reales nupcias del Príncipe Alfred, Duque de Edimburgo, hijo de la reina Victoria, con la hija del Zar Alejandro II, María Alexandrovna, deciden hacer un tipo de galleta en honor a esta boda y las llamaron “Marie biscuit” o galletas María. Y, como es conocido el amor que tienen los británicos por su Casa Real, estas galletas redondas con el nombre grabado en una de sus caras y los bordes con cenefas, se convirtieron rápidamente en las preferidas del país.

En España tuvieron gran auge después de la Guerra Civil, gracias a un excedente de trigo que hizo que en todas las panaderías hubieran estas galletas y erróneamente se le atribuye como padre de esta galleta María a Eugenio Fontaneda, galletero español.

Esta ha sido otra historia más de nuestra serie de inventtores curiosos, curiosos inventtos de la que nos acordaremos cada vez que compartamos esta rica galleta.

Servicios de Marketing Online que te pueden interesar:

Diseño Web Corporativa
Email Marketing
Laura González
Content Curator en inventtatte
Licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación, documentalista atraída por el mundo del Marketing Digital.