Aún existe la creencia de “si alguien de un día para otro crea su perfil de LinkedIn o empieza a tener actividad significa que está buscando trabajo”. Y si además esa persona es un empleado tuyo entonces una alerta aparece en tu mente ¡Ay, que se quiere ir de mi empresa!

LinkedIn es la red profesional por excelencia, y es natural que todo profesional quiera estar y participar en la misma bien para crear su marca profesional online, para seguir las tendencias, para enterarse de lo que hace la competencia o para hacer networking e incluso hasta para cotillear los cambios de puestos de trabajo de sus contactos. Lo mejor de todo, es que no sólo obtiene beneficios el empleado si no también es bueno para la empresa.

¿Qué beneficios obtiene la empresa de la actividad de su empleado en LinkedIn?

  • El empleado está más y mejor informado de lo que pasa en su ámbito laboral. Sobre las nuevas tendencias, qué hace la competencia, quién es especialista en qué, qué eventos y actividades pueden interesar, etc. Se enriquece el perfil profesional del empleado obteniendo distintos puntos de vista.
  • Si es un empleado activo en LinkedIn transmitiendo sus experiencias y conocimientos en la materia, entonces será un profesional conocido y reconocido en esa red y tendrá una buena reputación online. Y ¿qué mejor carta de presentación de una empresa que la de contar con empleados con una excelente reputación online?
  • Muchas personas buscan información de la empresa en LinkedIn, y por lo general la pueden encontrar en la página corporativa y en las publicaciones de tus contenidos. Pero podemos dar un paso más y presentar al equipo humano y profesional con el que cuenta la empresa si sus empleados se encuentran en LinkedIn.
  • La difusión de la empresa será mayor, los empleados te ayudan a difundir las publicaciones.
  • La red de contactos de la empresa será más amplia, los contactos de tus empleados suelen seguir la actividad de la empresa.

¿Qué actitud presenta la empresa ante el hecho de que su empleado esté en LinkedIn?

  • El empresario incentiva a sus empleados para que estén en LinkedIn. El empresario sabe que es bueno para la empresa y anima a que formen parte de esta red. Pero esta actitud puede ser un arma de doble filo, muchos empleados no quieren saber nada de LinkedIn y se pueden dar de alta de mala gana sin ningún objetivo porque están obligados por el jefe… es peor estar mal en una red social que no estar. En este punto el empresario tiene que transmitir las bondades para el empleado y para la propia empresa y dejar a elección del empleado el hecho de estar o no.
  • El empresario no quiere que sus empleados estén en LinkedIn. Teme que si el empleado descubre otras opciones entonces se irá, entonces ¿La empresa no está reconociendo el trabajo de su empleado? Si el empleado está contento y reconocido dará igual lo que vea fuera.
  • Al empresario le da igual lo que hagan sus empleados en LinkedIn. El empresario puede desconocer las bondades de estar en LinkedIn o no ha encontrado una buena razón para estar, todo es respetable.

LinkedIn es una red que bien utilizada es beneficiosa tanto para los empleados como para las empresas.

Por otro lado, podríamos hablar del mal que puede hacer un empleado con una mala reputación online y en ese caso ¿la empresa puede hacer algo al respecto? que dejamos para otro post.

¿Tienes miedo de que tus empleados estén en LinkedIn? ¿Has comprobado los beneficios de tener empleados en LinkedIn con buena reputación online?

Servicios de Marketing Online que te pueden interesar:

Linkedin Ads
Redes Sociales
Elena Gordillo Polo
Responsable Analítica Web en inventtatte
Project Manager, PMP, Consultora TI – Marketing Online e Ingeniera de Telecomunicación.
Elena Gordillo Polo on GoogleElena Gordillo Polo on LinkedinElena Gordillo Polo on Twitter